julio 17, 2024 8:54 PM

Comprendiendo la secreción de ácidos gástricos en los perros

Una reciente investigación ha examinado la eficacia de la famotidina en la supresión del ácido gástrico, dos formulaciones de omeprazol una (pasta reformulada y tabletas con recubrimiento entérico) y un placebo.1 Los investigadores utilizaron un sistema continuo de monitoreo telemétrico del pH para analizar el pH intragástrico.

El sistema de telemetría, en comparación con los procedimientos invasivos o mediciones indirectas del pH intragástrico que se han utilizado anteriormente, no emplea catéteres y se espera que tenga efectos mínimos sobre la fisiología gástrica. Las cápsulas fueron adheridas directamente a la mucosa gástrica fúndica a través de una gastroscopía.

Los resultados indicaron que ambas preparaciones orales de omeprazol fueron superiores a la famotidina en la supresión del ácido gástrico en los perros. La famotidina oral, a pesar de administrarse a una dosis relativamente alta, se tradujo en una supresión sorprendente pobre del ácido gástrico. En esencia, las preparaciones de omeprazol mantuvieron los niveles de ácido gástrico constantemente más bajos durante un período más prolongado.

Visión general de la supresión del ácido gástrico
La secreción del ácido gástrico está regulada por una variedad de estímulos neuroquímicos y neurohormonales. La secreción de ácidos es estimulada por los péptidos luminales, la proteína digerida, la acetilcolina, la gastrina y la histamina. La secreción de ácidos es inhibida por la somatostatina. Fundamentalmente, todos estos estímulos afectan a la bomba ácida ATP asa de hidrógeno-potasio que se encuentra en las células parietales en la mucosa gástrica. Los iones de hidrógeno son transportados al lúmen gástrico a cambio de potasio.

En la actualidad se utilizan tres tipos principales de supresores del ácido gástrico en la medicina veterinaria — los antiácidos, los antagonistas del receptor de la histamina H2 y los inhibidores de la bomba de protones (IBP). Los antiácidos (carbonato de calcio, hidróxido de aluminio, carbonato de magnesio) por lo general, no son lo suficientemente eficaces y tienen una corta duración. Los antagonistas del receptor H2 (famotidina, ranitidina, cimetidina) actúan como inhibidores competitivos en el receptor de la histamina de las células parietales. Ellos no bloquean otros estimulantes de la secreción de ácidos. Los IBP (omeprazol, lansoprazol, esomeprazol) inhiben el paso final de la producción de ácidos—bomba de hidrógeno-potasio ATPasa, y por lo tanto, evitan la secreción de ácidos inducida por la histamina, la acetilcolina y la gastrina.2 Esto explica por qué este estudio descubrió que el omeprazol parece ser más eficaz en la supresión del ácido gástrico en comparación con la famotidina.

Otros fármacos menos utilizados para reducir la secreción de ácidos gástricos incluyen la proglumida (un antagonista de la colecistoquinina), la pirenzepina (un antagonista del receptor M2), el misoprostol (un análogo de la prostaglandina-2) y el octreótido (un análogo de la somatostatina). Otros medios para disminuir la secreción de ácidos gástricos aún no disponibles incluyen los antagonistas del receptor de la gastrina, los antagonistas del receptor del péptido liberador de gastrina y los bloqueadores de ácido competitivos con potasio a nivel de la bomba ATPasa de hidrógeno-potasio.

Conclusión
Los supresores del ácido gástrico se utilizan para controlar y tratar una variedad de condiciones. Este estudio muestra un efecto superior del omeprazol en la secreción del ácido gástrico. Esto podría ser lógico, considerar el uso de omeprazol (y otros IBP) en lugar de famotidina (u otros antagonistas del receptor H2) en ciertas enfermedades para un aumento óptimo en el pH gástrico (reducción del ácido). Lamentablemente, el omeprazol inyectable no está disponible en los Estados Unidos. La famotidina inyectable puede ser utilizada inicialmente en aquellos casos en que los vómitos o la imposibilidad de tragar es un problema. De estar indicado, se puede continuar el tratamiento con omeprazol por vía oral.

Autor: Ronald Lyman, DVM, Dipl. ACVIM, Robert Runde, VMD
Fuente:
Vetpraxis

REFERENCIAS
1. Tolbert K, Bissett S, King A, et al. Efficacy of oral famotidine and 2 omeprazole formulations for the control of intragastric pH in dogs. J Vet Intern Med 2011; 25(1):47-54.
2. Simpson KW. Diseases of the stomach. En: Ettinger SJ, Feldman EC, eds. Textbook of veterinary internal medicine: diseases of the dog and cat. Séptima Edición. St. Louis, Mo: Saunders Elsevier, 2010; 1504-1526.

Déjanos un comentario

También podría interesarte: