abril 21, 2024 1:02 AM

¿Que es el silvopastoreo?

El Silvopastoreo es un sistema de producción pecuaria en donde las leñosas perennes (árboles y/o arbustos) interactúan con los componentes tradicionales (forrajeras herbáceas y animales) bajo un sistema de manejo integral, ha sido planteado con base en resultados investigativos, como una alternativa de producción sostenible que permite reducir el impacto ambiental de los sistemas tradicionales de producción.

Puede ser considerado como una alternativa de producción que permite disminuir el impacto de la ganadería sobre los ecosistemas donde se desarrolla además el silvopastoreo mejora la calidad de la alimentación y disminuye los costos de producción y manejo de los sistemas intensivos pastoriles permitiendo mejorar la calidad y aprovechamiento de espacios y desarrollar alternativas agroecológicas sostenibles.

¿Por qué el silvopastoreo permite disminuir el impacto ambiental de la ganadería bovina?

La agroforestería se entiende tradicionalmente como todos aquellos sistemas donde hay una combinación de especies arbóreas con especies arbustivas o herbáceas, generalmente cultivadas.

El Silvopastoreo es un tipo de agroforestería, considerada como una opción de producción pecuaria en donde las leñosas perennes interactúan con los componentes tradicionales bajo un sistema de manejo integral. Los árboles pueden ser de vegetación natural o plantados con fines maderables, para productos industriales, como frutales o como árboles multipropósito en apoyo específico para la producción animal.

Por lo tanto, existen varios tipos de sistemas silvopastoriles, se puede apreciar pastoreo en bosques naturales, pastoreo en plantaciones forestales para madera, pastoreo en huertos, pastoreo en plantaciones de árboles con fines industriales, pastoreo en plantaciones de árboles frutales, praderas con árboles y/o arbustos forrajeros en las praderas, sistemas mixtos con árboles o arbustos multipropósito para corte, cercas vivas, pastoreo en bancos forrajeros de leñosas perennes.

Hasta el momento, los sistemas más estudiados y en los que existen mayor número de reportes han sido los sistemas asociados con árboles y/o arbustos leguminosos, en donde se da un mayor número de interacciones entre los componentes. No obstante, es necesario tener en cuenta que el éxito en el funcionamiento de estos sistemas depende del conocimiento que se tenga de las interacciones que se generan, las cuales darán las pautas a seguir en el correcto manejo de los mismos.

Se consideran como potenciales por su alto valor nutritivo o servicios multipropósito dentro de los sistemas silvopastoriles, se encuentran las acacias (Acacia sp.), el Nacedero (Trichantera gigantea), el Poró (Erythrina poeppigiana), La Leucaena (Leucaena leucocephala), El Algarrobo (Prosopis juliflora), el Chachafruto (Eythrina edulis), el Pízamo (Erythrina fusca), el Guacimo (Guazuma ulmifolia), el Matarratón (Gliricidia sepium), el orejero (Enterolobium cyclocarpum), el Flor amarillo (Cassia spectabilis), Botón de oro (Tithonia diversifolia).

Las principales razones por las cuales los sistemas silvopastoriles han sido demostrados como una alternativa para los sistemas de producción ganaderos son:

Efectos positivos sobre el suelo
Estos resultados han sido explicados por el mayor reciclaje de nutrientes que ocurre, la fijación de N, la profundización de las raíces de los árboles, la mayor actividad de la macro y micro fauna y el control de la erosión.

Reciclaje de nutrientes: el manejo de gramíneas acompañado con árboles y/o arbustos, permite que una fracción representativa de los nutrientes que son extraídos de la solución edáfica sea retornada a ella mediante la deposición, en la superficie del suelo, del follaje y residuos de pastoreo o podas. Esta mayor deposición de materia orgánica, contribuye a modificar las características físicas del suelo como su estructura.

Fijación de N: las leguminosas se asocian con bacterias del género Rhyzobium para captar nitrógeno atmosférico haciéndolo disponible para las gramíneas en el suelo. En promedio se estima una fijación de 200 kg N/ha/año en el trópico.

Profundidad de las raíces: El sistema radicular extendido y profundo de los árboles, aumenta el área disponible para captar agua y nutrientes.

Acción de micro y macro fauna: La mayor presencia de materia orgánica en el suelo y el microclima creado por la presencia de árboles, favorece la actividad biológica de la micro y macro fauna, lo cual resulta en una mayor mineralización y disponibilidad de N en el suelo.

Control de erosión: los árboles en sistemas silvopastoriles cumplen funciones ecológicas de protección del suelo disminuyendo los efectos directos del sol, el agua y el viento. El control de la erosión hídrica por parte de los árboles se debe a varios efectos:

  • Reducción del impacto de la lluvia sobre el suelo.
  • Aumento de la infiltración.
  • Permanencia de materia orgánica sobre la superficie del suelo.
  • Efecto agregado de las partículas del suelo.

Déjanos un comentario

También podría interesarte: