Buscar
domingo 25 julio 2021
  • :

Industria de Salud Animal en Venezuela: Breve Descripción del Sector en el Mercado Venezolano

El sector empresarial que produce, distribuye y comercializa biológicos y productos farmacéuticos de uso veterinario en Venezuela, es bien conocido como la Industria de Salud Animal. Este grupo de empresas provee al productor primario, en especial a los ganaderos, granjeros, propietarios de animales de compañía, de uso deportivo y a la agroindustria nacional de: Medicamentos, entre los cuales se mencionan: desparasitantes, antibióticos, antiinflamatorios, vitaminas, minerales, cicatrizantes, sueros y/o soluciones parenterales, entre otros; Vacunas o biológicos; Desinfectantes, Cosméticos, Kit de Diagnóstico; Plaguicidas de uso animal; Aditivos, Premezclas y otros insumos para la fabricación de alimentos balanceados para animales.

Todos éstos catalogados como insumos pecuarios, requeridos para el cumplimiento de los diferentes planes sanitarios de cada sistema de producción en particular, y para la elaboración de alimentos balanceados (ABA) destinados al consumo animal.

Las actividades que desarrolla la Industria de Salud Animal en el mercado nacional agroalimentario pueden categorizarse fundamentalmente en dos grupos:

1.- Sector Fabricación: Corresponde en su mayoría a laboratorios nacionales que cuentan con una infraestructura física y de recursos humanos para la manufactura y/o fabricación de medicamentos, biológicos, desinfectantes, aditivos y premezclas. La producción en este sector depende entre un 80 a 85% de la disponibilidad de Materia Prima Importada.

2.-Sector Importación: Grupo de empresas que importan producto terminado, es decir insumos que son fabricados por laboratorios en el extranjero para su distribución y comercialización en el mercado nacional. Algunas de ellas tienen la Representación Exclusiva de una o varias líneas comerciales. También comercializan productos de fabricación nacional, por lo cual entre sus actividades se encuentran los siguientes procesos: importación, almacenamiento, distribución, comercialización y expendio.

En los últimos 10 años importantes empresas extranjeras con fabricación, distribución y comercialización en el país fueron retirando sus actividades, tanto de fabricación, como de distribución y comercialización, quedando algunas pocas con la actividad de distribución y otras solo con Oficina de Representación en el país.

Asociación Gremial

Hablar de la Industria de Salud Animal en Venezuela lleva obligatoriamente a referirse a la Asociación Venezolana de la Industria de Salud Animal, AVISA. Esta es una asociación civil de corte gremial, sin fines de lucro, con 31 años de funcionamiento, estando legalmente establecida en el país desde 1989.

Previo a la creación de AVISA, las empresas del sector participaban en la Cámara de Industrias Farmacéuticas Venezolanas (CIFAVE), a través de un “Comité Veterinario”; luego CIFAVE creó a CIFARVET, para responder a las necesidades del sector de insumos de la salud animal hasta la creación de AVISA.

AVISA agrupa mayoritariamente a las industrias nacionales y extranjeras, líderes en investigación y desarrollo de productos para la salud, nutrición y bienestar animal. Es uno de los gremios más activos del sector agropecuario, con mayor presencia nacional. Históricamente sus empresas afiliadas han estado y siguen comprometidos con Venezuela, sus productores y consumidores, para la consecución de la soberanía y seguridad alimentaria.

Para agosto 2020, AVISA cuenta con un plantel de 45 empresas afiliadas, 42 nacionales y tres (03) extranjeras; estas últimas del sector importación, por cuanto no realizan manufactura en el país. En 2010 AVISA registraba un total de 60 empresas, llegando a su máximo de afiliación en el año 2015, con 70 asociados.

A pesar de las dificultades en la asignación de las divisas que ya tenía la industria desde el año 2010, es a partir de 2014 que el contexto económico en Venezuela promueve el inicio de cambios significativos para este sector; se quebranta su operatividad y competitividad en el mercado, por transformaciones en el organismo de administración cambiaria (CADIVI a CENCOEX), establecido por el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela que ha legislado durante los últimos 21 años.

Las modificaciones en el sistema de divisas, tipo de cambio de tasa fija a cambio complementario flotante de mercado, el denominado DICOM, trajo consigo una variación diaria en el costo de los productos, así como también dificultades en las empresas para realizar los procesos de compras en el exterior, de insumos y productos terminados requeridos.

Para esa época 59 empresas de las afiliadas de AVISA, generaron deudas con los proveedores internacionales CENCOEX/CADIVI, por la falta de disponibilidad de divisas,  haciéndose evidente con la No aprobación o autorización en la asignación de las divisas o por el No procesamiento de solicitudes del sector, consignadas a CENCOEX/CADIVI, que hasta la fecha por cierto, en su mayoría, no han sido honradas.

No fueron procesadas o autorizadas 2.714 Solicitudes de AAD (Autorización de asignación de divisas) por parte de CENCOEX/ CADIVI y la deuda que se originó, desde el año 2010 hasta 2016, con el sector Industria Salud Animal continúa siendo de: 265.317.977,28 $.

Esta situación devino en la caída de inventarios, tanto de materia prima, como de productos terminados de las empresas, y por supuesto en la dificultad de mantener líneas de fabricación y comercialización en algunos productos, porque los proveedores internacionales suspendieron créditos y paralizaron los despachos a las empresas nacionales.

Adicionalmente el encaje legal bancario establecido y la senda hiperinflacionaria por la que está transitando el país en 2020, según datos del Banco Central de Venezuela, con una Inflación Acumulada, enero-julio 2020 de 492% y una Inflación Interanual julio 2020-julio 2019, de 2.358%; fecha en la que se escribe este documento; no solo dan muestra de la paralización económica que se ha registrado en Venezuela durante los últimos años y meses y que tiende a profundizarse aún más, sino también el impedimento para financiar por la vía crediticia a las empresas, lo que genera, entre otras cosas, asfixia del sector empresarial y en muchos casos cese de funciones, como por ejemplo ha sido el caso de compañías nacionales y trasnacionales o extranjeras, que han cerrado definitivamente sus plantas, además de sus actividades de comercialización y distribución, quedando solo con una oficina de representación algunas y otras totalmente fuera del país.

Esta situación de orden financiero, así como otros problemas, de tipo comercial, de gestión institucional, de recursos humanos y jurídicos, ha venido afectando el registro de afiliación en AVISA, así como el inventario general de empresas de la industria de salud Animal que operan en el país, tal y como se observa en el Gráfico 1. En este sentido, de no producirse políticas de estado que garanticen la libre y eficiente operatividad del sector privado, la crisis económica y jurídica continuará haciendo mella y promoverá la reducción aún mayor de este importante sector industrial.

Gráfico 1.- Número de Empresas Asociadas en AVISA, Período 2003-Agosto 2020

 Número de Empresas Asociadas en AVISA, Período 2003-Agosto 2020

Fuente: Archivos de registro de Afiliaciones AVISA, 2020

Potencial de Ventas

AVISA con el soporte de sus afiliados aporta al sector agroalimentario productos para el control de enfermedades, bienestar y producción animal, de calidad garantizada. Por años ha manejado el mayor porcentaje de ventas de productos de uso veterinario que se comercializan en el país; hasta el 95 % de las ventas.

Años atrás específicamente en el 2009, esta industria fue capaz de generar más de 1.000 empleos directos en la cadena productiva nacional, representando el gremio de Médicos Veterinarios al menos el 40% del recurso humano que aquí labora.

Este sector económico siempre ha estado a la vanguardia de los programas de formación académica, preparando y actualizando de forma permanente a sus profesionales y técnicos para llevar a los productores nacionales, tecnología y asesoría orientadas a mejorar la eficiencia en sus unidades de producción.

Este sector además de garantizar productos de calidad certificada, también tiene en su haber, capacitar al personal que labora en las unidades de producción pecuaria, sobre el buen uso de los insumos que fabrica y/o comercializa. Es actor importante en el establecimiento de planes sanitarios, orientando en las estrategias de vacunación, manejo de equipos e instrumentos tecnológicos, así como en las modalidades de tratamiento para las diferentes enfermedades animales, según el tipo y localización del sistema productivo involucrado; aves, cerdos, bovinos, equinos, animales de compañía, entre otros.

Siempre igualmente dispuesto a proveer de apoyo técnico a los entes oficiales y centros de investigación y desarrollo nacional e internacionales, en el monitoreo de la salud de los animales, así como también en el registro de información, que permita conocer el rendimiento en términos productivos y estatus sanitario de los sistemas de producción pecuario, así como de especies destinadas a fines de compañía y deporte.

Datos tomados de la Encuesta de Mercado AVISA en el período 2003-2014 (Gráfico 2) refieren un crecimiento constante de las ventas de insumos correspondientes al sector salud animal, observándose en 2003 un estimado de 92.646.000 $ y en 2014, año de mayores ventas para la industria, de 647.972.000 $. En todo el período graficado estos valores No reflejan un comportamiento real del mercado, por cuanto la economía estaba sujeta a un estricto control cambiario; sin embargo Si reflejan un aumento del consumo de los productos generados por la industria, que hace evidente el crecimiento en los sectores productivo primarios, avícola, bovino y porcino.

Gráfico 2.- Potencial de Ventas Anuales de Empresas Asociadas AVISA, Período 2003-2014.

Gráfico 2.- Potencial de Ventas Anuales de Empresas Asociadas AVISA, Período 2003-2014.

Fuente: Encuesta de Mercado AVISA

Para el cierre del año 2020 se estima, según proyecciones de AVISA y considerando datos aproximados de la población animal: aves (hasta 500.000 pollos), cerdos (hasta 120.000 madres) y bovinos (12.000.000 cabezas), cerrar con el potencial de ventas sobre un valor de los 370.000.000 $, muy por debajo de lo observado en los años 2013-2014, que sería la proyección en cifras esperada para estabilizar el mercado de la industria de salud animal.

Capacidad instalada en Venezuela para la fabricación de biológicos y fármacos de uso veterinario.

La capacidad instalada para fabricación de Biológicos, Medicamentos, Desinfectantes, Cosméticos, Premezclas y Aditivos para Alimentos Balanceados (ABA) de la Industria de Salud Animal en Venezuela, está muy por encima de lo que actualmente las empresas utilizan, entre 5-20%; además y como aspecto importante a destacar, para producir cada uno de estos rubros, los requerimientos de materia prima son en su mayoría productos de la importación.

 Biológicos

Según estimaciones realizadas de acuerdo al registro de datos AVISA, la capacidad instalada para fabricación de biológicos de aplicación obligatoria, por estar insertos en Programas Nacionales de Control y Erradicación, más los requeridos en la industria avícola, está aproximadamente en 3.500.000 unidades anualmente. Cada unidad en sus diferentes presentaciones, según las dosis (Ds), ejemplo: frascos de 1.000 Ds; 50 Ds; 25Ds, otros.

Datos proporcionados por las empresas asociadas en AVISA, particularmente para el caso de las enfermedades, Fiebre Aftosa, Rabia y Peste Porcina Clásica, en términos de fabricación de dosis por animal, señalan que Venezuela cuenta con la capacidad de producir anualmente un aproximado de 35.000.000 de dosis (Ds) de vacuna contra Fiebre Aftosa; 15.000.000 de Ds de vacuna contra la enfermedad de la Rabia y 2.500.000 Ds de Peste porcina Clásica (Tabla 1).

Tabla 1.-Capacidad Instalada en Venezuela para la Fabricación de Vacunas contra las enfermedades: Fiebre Aftosa, Rabia y Peste Porcina Clásica

Tabla 1.-Capacidad Instalada en Venezuela para la Fabricación de Vacunas contra las enfermedades: Fiebre Aftosa, Rabia y Peste Porcina Clásica

Fuente: Encuesta agremiados

En cuanto a los biológicos aviares, si bien puede afirmarse que existe una adecuada infraestructura y recursos humanos capacitados para producir esta línea de vacunas, los insumos, específicamente antígenos y cepas, medios de cultivos, inactivantes adyuvantes, sustancias inmunogénicas y otros, son casi en su totalidad de tecnología foránea, por lo que su fabricación en el país depende de la importación de esta materia prima.

Medicamentos

En el caso de fármacos o medicamentos, que incluye la producción de antibióticos, antiparasitarios, complejos vitamínicos, cicatrizantes, antiinflamatorios, analgésicos, antipiréticos, preanestésicos y otros, en las distintas formas farmaceúticas, polvos solubles, líquidos y soluciones orales, productos inyectables, pomadas, cremas, geles, entre otros, la capacidad instalada valorada para estos productos es de aproximadamente 22.000.000 de unidades anuales (Tabla 2).

Premezclas y Aditivos

En cuanto a la fabricación de premezclas nutricionales y aditivos, que incluyen, antioxidantes, antimicóticos, secuestrantes de micotoxinas, acidificantes, promotores de crecimiento, saborizantes, pigmentantes, enzimas, otros, la capacidad instalada que reportan los registros de las asociación estarían alrededor de 75.000 Toneladas/Turno/Año (Tabla 2), cantidad necesaria para la fabricación de hasta 500.000 Toneladas/Mes y 6.000.000 Toneladas/Año.

Tabla 2.-Capacidad Instalada para Fabricación de Biológicos, Medicamentos, Premezclas y Aditivos, según datos de AVISA.

Tabla 2.-Capacidad Instalada para Fabricación de Biológicos, Medicamentos, Premezclas y Aditivos, según datos de AVISA.

Fuente: Encuesta Agremiados

Es importante recalcar que los requerimientos de materia prima foránea también para estos rubros, antibióticos, vitaminas, minerales, solventes y/o estabilizantes, principios activos, por ejemplo: cloruro de isometamidium, ivermectina, diaceturato de Diminacene y otros más, están entre 80 a 90%. Situación que evidentemente demanda la necesidad de importación y por ende de procesos más fluidos y condiciones financieras que permitan al sector invertir y trabajar al máximo de su capacidad instalada.

Legislación/Regulación de Insumos Pecuarios

La industria de Salud Animal atiende los requerimientos del mercado, distribuyendo y comercializando productos destinados a los animales domésticos: Aves, Bovinos, Cerdos, Equinos, Animales de Compañía, Acuicultura y otras especies. Entre estos insumos se pueden destacar:

  • Biológicos (vacunas) para la prevención de enfermedades
  • Fármacos (medicamentos) para prevención y tratamiento de enfermedades
  • Vitaminas y Aminoácidos para suplementación alimenticia
  • Productos para bioseguridad (desinfectantes, insecticidas, higienizantes, entre otros.)

Desde el año 2008 las prácticas de manufactura, las normas de control de insumos pecuarios, así como el control de actividades, se rigen por la Ley de Salud Agrícola Integral, en su Capítulo V, De los Insumos Pecuarios y Agrícolas, en sus artículos 33, 34 y 35, respectivamente. Esta ley fue promulgada y publicada en Gaceta Oficial Extraordinaria, Nº 5.890 de fecha 31 de julio de 2008.

El Artículo 33. El Ejecutivo Nacional, a través de sus órganos y entes competentes vigilará, controlará e inspeccionará el cumplimiento de las normas técnicas de salud agrícola integral que regulen las actividades de fabricación o elaboración de productos de origen biológico y químico, tales como: medicamentos, cosméticos, plaguicidas de uso agrícola, pecuario, doméstico, de salud pública e industrial, fertilizantes, alimentos para animales, premezcla de vitaminas y minerales, sales mineralizadas, suplemento mineral, suplemento vitamínico, mezcla mineral completa y aditivos.

Artículo 34. El Ejecutivo Nacional, a través de sus órganos y entes competentes, vigilará, controlará e inspeccionará el cumplimiento de las normas técnicas de salud agrícola integral que regulen las actividades y los procedimientos para ejercer el control de los insumos pecuarios y agrícolas, de fabricación en el país para uso local o exportación, así como de los productos importados antes de ser utilizarlos en el territorio nacional.

Artículo 35. El Ejecutivo Nacional, a través de sus órganos y entes competentes, está facultado para ejercer el control, inspección y fiscalización de los procesos de formulación, producción, investigación, almacenamiento, expendio, comercialización, intercambio, manejo, uso, aplicación, distribución e importación de los productos objeto del Registro Nacional de interesados e interesadas, así como regular todas las actividades que se realicen con ingredientes activos de plaguicidas de efectos nocivos para la salud humana, animal, vegetal, aire, aguas y suelo.

Para su comercialización en Venezuela todo producto para uso veterinario requiere, un número de Registro Nacional de Productos (RNP), el cual es emitido por el Registro Único Nacional de Salud Agrícola Integral (RUNSAI), ente adscrito al Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (INSAI), del Ministerio del Poder Popular para la Agricultura Productiva y Tierras (MPPAT).  Este RNP es otorgado cuando el producto cumple con cada uno de los requisitos que establece la Resolución que dicta las Normas Generales sobre las Actividades de Insumos de Uso Animal, publicada en Gaceta Oficial Ordinaria 36.947, de fecha 10 de mayo de 2.000.

La clasificación utilizada por el ente oficial es según sean: 1.-Los Medicamentos, Vitaminas y Minerales de uso animal, 2.-Biológicos e Insumos de Uso Animal y 3.-Plaguicidas, Cosméticos y Desinfectantes de Uso Animal (Tabla 3)

Tabla 3.- Clasificación Área de Registro de Productos de Insumos Pecuarios, INSAI-MPPAT

Área de Registro de Productos de Insumos Pecuarios, INSAI-MPPAT

Al obtener el registro RUNSAI el producto puede ser comercializado, no obstante si su procedencia es extranjera, el representante legal debe realizar gestiones de importación y nacionalización por cada lote que pretenda ingresar al país. Las gestiones de importación y nacionalización también deben aplicarse para las materias primas en el caso de productos que sean de fabricación nacional.

No obstante otras gestiones institucionales como, pagos de tasas, impuestos, entre otros, deben realizarse con otras entidades gubernamentales como por ejemplo ante el Ministerio del Poder Popular de Economía y Finanzas, SENIAT, Ministerio del Poder Popular para la Defensa, Guardia Nacional; Ministerio de Salud y Desarrollo Social; Ministerio del Poder Popular de Comercio Nacional, SENCAMER; Superintendencia Nacional de Gestión Agroalimentaria, SUNAGRO; Registro Nacional único de Operadores de Sustancias Químicas Controladas (RASQUIM); Servicio Autónomo de Propiedad intelectual (SAPI); Ministerio del Poder Popular de Industria y Producción Nacional, Registro Nacional Único de Operadores de Sustancias Químicas Controladas; Ministerio de Ambiente, RACDA (Actividades Capaces de Degradar el Ambiente), entre otras.

En cuanto a los insumos biológicos o vacunas que pertenecen al grupo de las enfermedades de la lista de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), es decir, las patologías de declaración obligatoria, como es el caso de la Rabia, Fiebre Aftosa, Brucelosis, Peste Porcina Clásica, Leptospirosis, Encefalitis Equina, Anemia Infecciosa Equina, Salmonella; la Dirección de Salud Animal Integral, dependiente de INSAI, autoriza a través de una carta de comercialización cada lote de producto que se fabrique o importe; previamente cada lote debe ser sometido a un proceso de control de calidad oficial, cuyo certificado lo emite el Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (INIA).

Es importante destacar que las actividades de fabricación, almacenamiento, distribución, comercialización y transporte en Venezuela, también deben ser autorizadas por INSAI, a través de la emisión de un Registro de Empresa para cada caso en particular.

Todos estos procesos son de alta complejidad porque requiere de muchos pasos con las instituciones regulatorias. La crisis económica que enfrenta el país en los últimos años, acentuada en 2020 con la pandemia de COVID-19, y la falta de continuidad de la política gubernamental para la obtención de toda la permisología de productos terminados y materias primas, generan dificultad en los procesos de gestión, que devienen en altos costos operativos para la industria, variaciones importantes en la disponibilidad del producto para el sector primario productivo e inestabilidad en el mercado.

En esta perspectiva la industria de salud animal se enfrenta a la informalidad y competencia desleal en los procesos de comercialización. El Contrabando de cantidades limitadas e importaciones ilegales, a través de las fronteras, repercuten en el mantenimiento de la capacidad de producción y comercialización legal de las empresas del sector.

Asimismo el incremento de la presencia de productos falsificados y/o adulterados; el surgimiento de empresas de baja reputación que comercializan productos de dudosa calidad en sus formulaciones, plagio de marcas, violación de normas y reglamentos, son algunas de las situaciones que compiten con la industria nacional y marcan diferencias en su eficiencia y operatividad.

Manufactura y Calidad

La industria de Salud Animal ha realizado a lo largo de los últimos 30 años importantes esfuerzos en la inversión de infraestructura, equipos y formación de capital humano, para dirigir todas sus actividades, mediante la aplicación de las Buenas prácticas de Manufactura (BPM), de la Organización Mundial de la salud (OMS), y que en Venezuela han sido establecidas en la resolución N° 407, de la Gaceta Oficial Ordinaria, N° 38.009 del año 2004. Estas se complementan en conjunto con las Buenas Prácticas de Laboratorio (BPL) y los controles que permiten monitorear la calidad de los insumos, Normas ISO de Gestión y Aseguramiento de la Calidad, desde la recepción de materias primas e insumos, hasta la calidad interna del producto terminado.

Perspectivas de la Industria de Salud Animal

A lo largo de este trabajo se ha podido destacar problemas de índole financiero, comercial, de gestión institucional y de procesos de regulación que la industria de salud animal afronta rutinariamente y de forma más acentuada en los últimos seis años. También existen importantes desafíos en el capital humano, como es el éxodo de talento profesional y la inseguridad ciudadana.

La disminución de personal calificado para hacer transferencia tecnológica en materia de sanidad animal directamente en los sistemas de producción pecuaria; la baja demanda nacional, los excesivos tributos fiscales, la precariedad de los servicios básicos, agua, electricidad, internet, comunicaciones telefónicas y ahora la escasez de combustibles y la aplicación de jornadas especiales de trabajo por la pandemia COVID-19, afectan la actividad productiva del sector manufacturero, así como también la actividad de empresas dedicadas a la importación, distribución, comercialización y ventas.

La industria de salud animal, así como otros sectores empresariales en el país no escapa de esta realidad. Dentro de este marco, se vislumbra condiciones económicas y de servicio público aún más difíciles. Sin embargo en esta perspectiva lo que aplica es:

1.-Seguir produciendo, a pesar de una menor demanda, pero de forma activa y eficiente, para garantizar la salud y productividad de las explotaciones pecuarias (Aves, cerdos, Bovinos, Ovinos y Caprinos, entre otros), porque solo la producción en masa es lo que fortalecerá y desarrollará la economía en el país.

2.- Seguir luchando gremialmente porque el estado proporcione: Seguridad jurídica, acceso a operar con libertad cambiaria, sin controles y con mecanismos fluidos de inversión y regulación, así como también recuperar el mercado de la informalidad e ilegalidad.

En esa medida la incertidumbre no será el factor preponderante al momento de proyectar escenarios económicos y productivos a futuro. Además establecer que los insumos pecuarios son “Bienes Esenciales” para el buen funcionamiento del Sistema Agroalimentario Nacional.

 Fuentes consultadas

1.- Encuesta de Mercado. Sistema de registro interno de datos de mercado. Asociación Venezolana de la Industria de Salud Animal.

2.- Registro de comunicaciones y presentaciones Asamblea general de AVISA.

3.- Cuestionario en línea a los representantes legales de AVISA.

Trabajo realizado en 2020 como una colaboración al Instituto Interamericano de Cooperación Agrícola, IICA en Venezuela

Instituto Interamericano de Cooperación Agrícola

Por: Florángel Conde

M.V M.Sc/Lic. Com.Social

@AvisaVenezuela