abril 20, 2024 12:36 AM

Las tortugas y la Salmonella

¿Sabía usted que las tortugas pueden portar un germen dañino llamado Salmonella? Las tortugas pueden parecer las mascotas perfectas para la familia, por sus movimientos lentos y sus caparazones duros y coloridos. Sin embargo, si en su casa hay bebés o niños pequeños, las tortugas podrían no ser las mascotas más inofensivas para su familia.

La salmonelosis es una grave infección del tracto gastrointestinal. La diarrea es el síntoma más común de la infección por Salmonella, pero también pueden presentarse otros síntomas como fiebre, dolor de cabeza, náuseas y vómito. La salmonelosis puede ser muy seria y a veces mortal en los niños pequeños, los ancianos y las personas con sistemas inmunitarios debilitados. Por esta razón, las familias en las que haya niños menores de 5 años de edad no deben tener tortugas como mascotas.

Aunque mucha gente piensa que la salmonelosis es una enfermedad causada por consumir alimentos contaminados, también puede adquirirse por estar en contacto con las tortugas o el área donde habitan. La Salmonella se encuentra en forma natural en las tortugas y generalmente no enferma a estos animales. No es posible saber si una tortuga es portadora de Salmonella con solo mirarla. Las bacterias de la Salmonella pasan fácilmente de las tortugas a las personas. Las investigaciones (en inglés) han demostrado que una persona que ha tocado una tortuga puede pasar fácilmente los gérmenes a otras personas porque las bacterias pueden adherirse a la ropa y a otras superficies, como por ejemplo las manos. A pesar de esto, la mayoría de la gente no es consciente del riesgo de infección por Salmonella que representan las tortugas.

si en su casa hay bebés o niños pequeños, las tortugas podrían no ser las mascotas más inofensivas para su familia

¿Qué se puede hacer para prevenir la salmonelosis transmitida por las tortugas?

  • Lávese las manos cuidadosamente con agua y jabón inmediatamente después de tocar una tortuga o su jaula, o de haber estado en contacto con las heces de la mascota. No se toque la cara, ni toque a otras personas o superficies hasta que se haya lavado las manos.
  • Lave las superficies que hayan estado en contacto con la tortuga o su jaula.
  • No tenga tortugas en una casa donde haya niños menores de 5 años, ancianos o personas que tengan disminuida su resistencia natural a las enfermedades debido a embarazo, cáncer, quimioterapia, trasplante de órganos, diabetes, problemas del hígado y otras enfermedades.
  • Antes de que nazca un niño en la familia retire cualquier reptil o anfibio que tenga como mascota.
  • Mantenga la tortuga apartada de los alimentos: No permita que las tortugas deambulen libremente por la casa o las áreas de estar y especialmente no deje que estén en las áreas donde se preparan los alimentos.
  • No bañe a la tortuga ni lave su caja o recipientes para comer en el área de lavar platos; tampoco lave ahí los acuarios. Si usa la tina para este propósito, debe limpiarla cuidadosamente y desinfectarla con cloro.
  • No se ocupe al mismo tiempo de una tortuga y de un bebé (por ejemplo, al alimentarlo o cambiarle los pañales).
  • No se debe permitir que haya tortugas en guarderías o asilos de ancianos.

Desde 1975, es ilegal en Estados Unidos vender o distribuir tortugas con caparazones que midan menos de 4 pulgadas de longitud. Esta tamaño se escogió precisamente porque hay mayor probabilidad de que los niños pequeños traten a las tortugas pequeñas como juguetes y se las pongan en la boca. La prohibición por parte de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) ha prevenido unos 100,000 casos anuales de salmonelosis en los niños. A pesar de esta prohibición, este tipo de tortugas todavía está disponible en tiendas de mascotas, mercados de pulgas, puestos de venta ambulantes y almacenes en línea. Además de esto, los niños cazan tortugas y lagartijas salvajes y las llevan a la casa para tenerlas como mascotas. Bien sea que se haya comprado en la tienda o atrapado en el jardín de un amigo, una tortuga puede portar Salmonella y podría no ser la mejor opción de mascota para su familia, especialmente si hay niños pequeños o personas inmunocomprometidas en la casa. No lo olvide.

Fuente: CDC  en español
Fotos: Cdc.gov/sxc.hu

Déjanos un comentario

También podría interesarte: