Buscar
domingo 25 julio 2021
  • :

Consideraciones generales para el uso de antibióticos en la producción porcina

A continuación uno de los artículos publicados en nuestra revista impresa, número 12, AVISA La Revista, sobre las consideraciones que se deben tener en cuenta con el uso de antibióticos en la producción porcina. Un trabajo realizado por la Médico Veterinario Susan Verónica Del Castillo Pérez, durante su estancia en una de nuestras empresas agremiadas Diagnóstico y Consultoría Veterinaria C.A

El uso de fármacos como herramienta para la prevención y tratamiento de enfermedades  sigue cobrando importancia en la producción de aves y cerdos en el mundo, siendo su objetivo la producción de carne saludable apta para el consumo humano.

Son los Médicos Veterinarios quienes tienen la completa responsabilidad en lo que respecta a la aplicación apropiada de drogas, de acuerdo con las regulaciones nacionales e internacionales, evitando su uso indiscriminado.

Cortesía: Internet

En tal sentido, existen ciertas consideraciones que deben ser tomadas en cuenta al momento de implementar un plan de medicación, entre ellas:

  1. Seguridad para el consumidor: Garantizar la ausencia de residuos tóxicos en la canal producto del uso inadecuado del fármaco, respetando los tiempos de retiro.
  2. Bienestar animal: El fármaco debe estar orientado a prevenir o reducir  enfermedades y debe ser de fácil aplicación al animal (evitar condiciones de estrés).
  3. Daño al hospedador y efectos adversos: El uso inadecuado de algunas drogas pueden producir daños en los tejidos del animal, así como también la destrucción de la flora bacteriana normal y/o inducción de resistencia por parte del agente infeccioso, en cuyo caso se complica el cuadro clínico.
  4. Regulaciones: Hoy en día se conoce que algunas drogas pueden tener efectos nocivos para el consumidor, por lo que su uso ha sido prohibido en muchas partes del mundo.
  5. Eficacia y costo: Debemos evaluar cuidadosamente la relación costo beneficio en función de la eficacia de la droga para controlar el problema.
  6. Dosis de la droga y aplicación: Utilizando la dosis y vía de aplicación  recomendadas, y respetando la duración del tratamiento, podremos garantizar el éxito del programa.
  7. Historial: Es importante llevar un registro de la aplicación de drogas en el tiempo, a fin de evitar el uso excesivo de un mismo producto, lo cual podría traer como consecuencia que el microorganismo (agente infeccioso) desarrolle resistencia.
  8. Estabilidad de la droga: Condiciones apropiadas de almacenamiento  de las drogas (control de humedad) aseguran su estabilidad, y por tanto su eficacia.

El uso de cualquier droga debe tener como prerrequisito el efecto benéfico en la salud del animal que debe exceder el factor riesgo.

Toda decisión debe basarse en el principio de que la administración de cualquier químico al animal puede tener un impacto negativo en la homeostasis del mismo, de tal forma, que debe existir clara evidencia de que el potencial beneficioso para el animal será mayor. 

Recordemos que la meta es minimizar el uso de drogas mientras que aseguramos animales sanos y garantizamos la seguridad del consumidor y el ambiente al menor costo posible.

Fuente: AVISA La Revista