julio 20, 2024 9:36 AM

El Virus Oropouche en aumento en Sudamérica: podría saturar los sistemas de salud

Virus Oropouche

Un patógeno poco conocido llamado virus Oropouche está moviéndose en América del Sur, alarmando a científicos y expertos en salud pública. Brasil ha notificado 5.530 casos en lo que va de año, en comparación con 836 en todo 2023. Bolivia, Colombia y Perú también han experimentado aumentos. Aunque el virus ha sido tradicionalmente endémico en la cuenca del Amazonas, ahora está enfermando a personas alejadas de la selva tropical. En mayo, Cuba informó sus primeros casos.

El aumento ha preocupado a los científicos de que el virus, transmitido principalmente por mosquitos que pican, pueda ser el próximo en causar un gran brote en América Latina, que luchó contra importantes epidemias de Zika y chikungunya en la última década y ahora se encuentra en medio de una de las peores epidemias de dengue de la historia. La mayoría de los casos de fiebre de Oropouche son leves, con síntomas como dolor de cabeza, dolores corporales, náuseas y sarpullido, pero el virus también puede causar inflamación cerebral y problemas neurológicos, como vértigo y letargo. E incluso una epidemia leve podría abrumar los sistemas de salud del continente.

El origen del Virus Oropouche

La cepa que provocó el brote se originó con un cambio genético hace una década, pero el virus Oropouche se identificó por primera vez en 1955 en la aldea de Oropouche, en Trinidad y Tobago. En 1960, apareció en una muestra de sangre de un perezoso enfermo durante la construcción de la carretera Belém-Brasília. Un año después, muchas personas en Belém enfermaron de lo que se creía que era fiebre de Oropouche. La mayoría de los aproximadamente 30 brotes en América Latina desde entonces también han ocurrido en la cuenca del Amazonas. En el bosque, el virus circula entre primates, perezosos y pájaros; no está claro qué insecto lo transmite allí. En entornos urbanos, el mosquito Culicoides paraensis, del tamaño de una cabeza de alfiler , transmite la enfermedad entre humanos.

Los primeros casos del brote actual se detectaron en Roraima, un estado del norte de Brasil, a finales de 2022. Desde entonces, la enfermedad ha surgido en la populosa costa este de Brasil, incluidos los estados de Río de Janeiro, Santa Catarina, Bahía, y Minas Gerais. Algunos pacientes habían viajado a la región amazónica, pero otros no, lo que significa que el virus ahora está circulando localmente. Es probable que las cifras estén subestimadas: los síntomas de Oropouche se parecen a los del dengue, el Zika y varias otras enfermedades, y una infección sólo puede confirmarse mediante la reacción en cadena de la polimerasa o pruebas de anticuerpos.

¿Cuál es el panorama de la expansión del Virus Oropouche?

Controlar a Oropouche es un desafío. C. paraensis es “un vector olvidado de una enfermedad olvidada”, afirma Joaquim Pinto Nunes Neto, entomólogo del Instituto Evandro Chagas. “A nadie le ha importado estudiar cómo controlarlo”. Los diminutos mosquitos pasan fácilmente a través de la malla de los mosquiteros y los repelentes de insectos comunes pueden no funcionar, dice Nunes Neto. Lo que puede ayudar es eliminar los desperdicios de comida y las hojas muertas que atraen a los insectos y drenar los depósitos de agua donde las hembras ponen sus huevos.

No está claro hasta qué punto podría propagarse la enfermedad. C. paraensis se ha encontrado desde Estados Unidos hasta el norte de Argentina, pero no todos los lugares reúnen las condiciones adecuadas para la propagación de Oropouche. Un modelo publicado en 2023 por Romero-Álvarez que tuvo en cuenta el clima actual y la pérdida de vegetación sugirió que hasta 5 millones de personas en América están en riesgo . Pero es probable que la cifra esté subestimada, ya que el modelo no predijo la expansión actual de la enfermedad a grandes ciudades como Río de Janeiro y no tuvo en cuenta la deforestación y el cambio climático futuros. Tampoco tuvo en cuenta la posibilidad de que el mosquito doméstico común (Culex quinquefasciatus), y quizás otros insectos, puedan transmitir Oropouche, como sugieren algunos estudios.

Fuente: Science.org

Déjanos un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría interesarte: